¿Quién era Victor LUSTIG?

Victor Lustig es un estafador de principios del siglo XX conocido por el caso que inspiró el libro «El hombre que vendió la Torre Eiffel» y un cortometraje de Claude Chabrol. Victor Lustig, un maestro de la falsificación, era un impostor con talento que se ganaba la confianza de sus víctimas y sabía cómo atraparlas en silencio. También mantuvo una problemática relación con el famoso gángster Al Capone.

Una juventud que no resulta tan bien

Nacido en Hostinné el 4 de enero de 1880 en la actual Bohemia checa, tuvo una infancia feliz en un entorno acomodado. Tuvo una buena educación y dominaba cinco idiomas, pero tras una pelea se metió en una serie de travesuras menores, que le dejaron una cicatriz en el ojo. A los diecinueve años, dejó a su familia y un futuro probablemente aburrido. Descubrió París, pero el medio lo rechazó. Luego pasó su tiempo en los transatlánticos viviendo del póker, robando a los viajeros ricos y ganando en riqueza y conexiones. La guerra puso fin a este período fácil, y se instaló en Estados Unidos, una tierra prometedora. Allí multiplica las estafas, los préstamos con identidad falsa o las propinas en las carreras de caballos, acumulando una pequeña fortuna que decide gastar en París una vez que regrese la paz.

El rocoso episodio de la Torre Eiffel

Viviendo a lo grande en 1925 en el París de los locos años veinte, sus reservas se desvanecen rápidamente. Un artículo de prensa en el que se menciona la posibilidad del desmantelamiento de la Torre Eiffel le inspira a realizar una estafa. Éste se elabora con la ayuda de un cómplice desde una habitación situada en el Hotel de Crillon: convoca a cinco chatarreros para un trato vendido como «ultra confidencial». Llegó a visitar la torre con los candidatos utilizando una imitación de un mapa ministerial. Uno de los candidatos, André Poisson, se creyó la historia, que incluía un soborno por veracidad, y pagó casi 100.000 francos. Los dos cómplices habiendo dejado París con el dinero se darán cuenta de que Poisson no habrá revelado su desventura, por vergüenza ciertamente. Volverán a intentar la estafa, esta vez sin éxito: huirán justo a tiempo a Estados Unidos.

Explotaciones americanas por 48 cargos

En Estados Unidos, Lustig se hace pasar por un conde y navega por círculos adinerados de distinto grado de virtud. Su especialidad es vender máquinas que imprimen dinero falso. Por supuesto, sus víctimas no pueden denunciarlo porque confesarán sus propias intenciones deshonestas. Sin embargo, se le cobrará 48 veces. Si el caso del multimillonario Herman Loller es denunciado, el ejemplo más increíble es el de un sheriff de Oklahoma, Richard, que lo liberará de la cárcel antes de un juicio a cambio de la famosa máquina. El sheriff, al darse cuenta de la impostura, lo perseguirá hasta Chicago. Sorprendentemente, Lustig convencerá a Richard de que hay un problema con su uso y le compensará con dinero: ¡más tarde Richard será detenido por posesión de dinero falso!

La problemática relación de Lustig con Al Capone

Las actividades de Lustig estaban destinadas a ponerle en contacto con la mafia. Habría convencido a Al Capone para que le adelantara varias decenas de miles de dólares como inversión. Al Capone, al no ver venir nada, habría encontrado a Lustig, que tras muchas discusiones, le habría devuelto el dinero. Divertido por el personaje, Al Capone le dejó 1500 dólares «por las molestias». Una hipótesis probable sería que éste era el propósito de Lustig. El famoso bandido de Chicago lo tendría protegido más tarde en la terrible prisión de Alcatraz.

Fin de la suerte y último retozo

A partir de 1934 se llevó a cabo una operación policial a gran escala tras una oleada de billetes falsos. Su objetivo era William Watts, pero acabó con Lustig, que podría ser detenido por otras denuncias. Sus habilidades oratorias no impidieron que se descubriera la llave de un escondite que contenía restos de herramientas de falsificación y una gran suma de dinero falso. Lustig fue encarcelado en Nueva York, pero consiguió escapar gracias a una sábana. Perseguido durante 27 días, fue capturado y condenado a principios de 1935 a 15 años de prisión, y luego trasladado a Alcatraz, donde contrajo una neumonía. Moriría en el Hospital Especial de Springfield (Missouri) en 1947.

Su vida, con giros y vueltas, está trazada en Francia en dos libros: «Los mayores estafadores de la historia», de Pierre Lunel, y «Estafas legendarias y otras historias de astucia», de Eric Yung.

1 respuesta

  1. 19 junio 2021

    […] Más sobre Victor Lustig… […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.