Los 10 estafadores más famosos de todos los tiempos

Hoy en día, al intentar asociar la palabra «estafador» con un rostro, el internauta medio (entre los que me encuentro) piensa en un yahoo boy escondido en las profundidades de su cibercafé… ¡Gran error! O más bien una grave falta de cultura. ¿Por qué? Sencillamente porque la historia ha demostrado que hombres mucho más exitosos que éstos han hecho gala de un ingenio, un carisma, una audacia, una ambición, una imaginación infinitamente superiores a nuestras molestias cotidianas. Los estafadores que le vamos a presentar en este artículo tienen (o tenían) verdaderos talentos dedicados a la estafa… hasta que fueron atrapados por la ley… Sin embargo, le gusten o no, merecen los superlativos utilizados en esta introducción.

¡Entremos ahora en el «fascinante» universo de los mejores estafadores de todos los tiempos!

Charles Ponzi: el «maestro»

Charles Ponzi en su mesa

Lo llamaremos «el maestro». Sí, incluso en el lado de los villanos, este papel existe… Charles Ponzi es un pequeño italiano que llegó a Estados Unidos a principios del siglo XX. «Pequeño», no por su ambición, sino por su cartera, de la que se decía que sólo contenía 2,5 dólares…

En 1919, se convirtió en el instigador de una estafa que más tarde tomaría su nombre: el «esquema Ponzi». El principio es sencillo y se basa únicamente en la confianza y la reputación que las víctimas otorgan al estafador. Consiste en la creación de un fondo de inversión que permite a las personas que han depositado dinero recibir intereses por los fondos invertidos. El único problema es que los intereses proceden del dinero invertido por los nuevos contratantes y no de las ganancias obtenidas por el «banquero» en la bolsa. Este sistema funciona mientras la masa de inversores crezca, pero está abocado al colapso en cuanto el número de recién llegados sea demasiado bajo o haya demasiados que quieran recuperar su dinero…

Bernard Madoff: el alumno que supera al maestro

¡Condenado a 150 años de prisión, Bernard Madoff es el digno «heredero» de Charles PONZI! Es el hombre de todos los superlativos:

  • 8848 quejas contra él
  • Una estafa de 65.000 millones de dólares (la mayor de la historia)
  • 290 millones de dólares en honorarios de abogados y consultores para recuperar el dinero esparcido por la estafa…

Bernard Madoff fue un empresario estadounidense que hizo su fortuna convenciendo a personas adineradas para que invirtieran en un fondo de inversión creado por él. Consiguió perpetrar una gran estafa que duró casi 40 años… hasta que la crisis de 2008 destapó la verdad. No inventó nada, ya que retomó los principios establecidos varias décadas antes por Charles PONZI. Sin embargo, supo dar confianza a inversores «mastodónticos» como los bancos o a estrellas como Spielberg.

Christophe Rocancourt: El encantador y, sobre todo, parlanchín «camaleón»…

Nos gusta este. En primer lugar, porque es francés y, sobre todo, porque ha demostrado una audacia poco común. Es un conocido estafador que ha timado a muchas estrellas americanas abusando de su confianza. Para ello, se impregnó de sus identidades leyendo sus biografías: esto le permitió conocer mejor sus intereses e integrar sus vidas. Utilizando varias identidades (boxeador, rico heredero de la familia Rockefeller…), consiguió estafar al decorador francés Pierre Lange, al actor Mickey Rourke o a Buddy Ochoa.

Y lo mejor para el final: Cuando llegó a Estados Unidos, Christophe Rocancourt no hablaba ni una palabra de inglés. Habría aprendido esta lengua con la ayuda de 2 biblias que comparó… Uno escrito en francés y el otro en inglés.

Victor Lustig: El hombre que vendió la Torre Eiffel

Al igual que Christophe Rocancourt, que en un momento de su vida se había dedicado a estafar a los traficantes de drogas de California, Victor Lustig era un hombre que no tenía miedo a muchas cosas. Se había codeado sabiamente con Al Capone al pretender vender máquinas de imprimir billetes… Un buen comienzo para su carrera de estafador 😉 .

Más tarde, hizo su «gran golpe» apoyándose en las noticias del día. La que le había llamado la atención en los años 20 era la dificultad del Estado para hacer frente a las necesidades financieras necesarias para el mantenimiento de la Torre Eiffel. Uno de los periodistas de la época llegó a sugerir con humor la venta de la Torre Eiffel para pagar las deudas del Estado. A Victor Lustig no le costó mucho hacerse pasar por un alto funcionario del gobierno francés y lanzar una licitación a los chatarreros. Uno de ellos respondió favorablemente y compró la famosa torre por 100.000 francos… Irónicamente, el tipo que fue estafado nunca presentó una denuncia, avergonzado de haber sido engañado.

Más sobre Victor Lustig…

Frank Abagnale Junior: El estafador convertido en consultor antifraude

Este estafador es tan bueno que inspiró la famosa película «Atrápame si puedes», interpretada por Leonardo Di Caprio. Al principio, su vida consistía en inventarse trabajos sin haber estudiado:

  • Piloto de avión
  • Médico
  • Abogado

Era hábil en el arte de la falsificación y la evasión. A pesar de haber pasado por la cárcel, ahora se ha convertido en millonario, por un lado, y sobre todo en asesor de fraudes, por otro. ¿No es genial la vida? 😉 ¡Para el placer, el tráiler de la película relatada al principio del párrafo que resume lo que hizo!

 

Grégory Zaoui: La estafa del impuesto sobre el carbono

¿La estafa del impuesto sobre el carbono significa algo para usted? Probablemente no… Y es muy triste porque se acaba de considerar como la estafa del siglo porque ha permitido al Estado francés deshacerse de casi 1.500 millones de euros en unos meses… ¡Gregory Zaoui es una de las personas que están detrás de esta estafa!

¿Cómo funciona? Desde un acuerdo sobre el clima en 2005, cada país tiene lo que se llama cuotas (o «derechos a contaminar»). Si contamina poco, puede revenderlos… Pero si contamina demasiado, debe comprar algo… De hecho, Grégory Zaoui encontró el truco comprando derechos de contaminación libres de impuestos a algunos países y vendiéndolos a Francia, libres de impuestos. Genial, ¿verdad? Bueno, creo que sí…

Alfred Sirven: la corrupción por encima de todo

Algunos llaman a Alfred Sirven «el estafador del siglo». Este último, número 2 de Elf en los años 90, ha realizado una increíble malversación de fondos creando decenas de cuentas (más de 300) que conducen a paraísos fiscales. Su principal arma: una red de corrupción de empresarios africanos sin igual.

Gilbert Chikli: el iniciador de la estafa del presidente

En los últimos años, hemos oído hablar regularmente de las «estafas de los presidentes». Gilbert Chikli es, sin duda, el padre de la misma. Esta estafa consiste en estudiar a fondo el funcionamiento de una empresa, tanto en sus aspectos jerárquicos como operativos. Tras un largo y minucioso estudio, el hombre pasa a la acción haciéndose pasar por un directivo y ordena a un empleado que realice una transferencia a una cuenta externa. ¿Suena imposible? Sin embargo, entre las víctimas están el Banco de Correos, el Credit Lyonnais, la Galería Lafayette o Disneyland París…

En 2020, se abre un juicio contra él por un nuevo caso: se le acusa de haber robado dinero haciéndose pasar por el ministro de Asuntos Exteriores francés Jean-Yves Le Drian.

Kim Dotcom: Megaupload como… Megalomanía

Kim Dotcom… «Dot» significa «punto» en español, así que hay que entenderlo así: Kim.com. Su nombre de nacimiento era Kim Schmitz.

Es conocido por ser el creador del mayor sitio de descargas ilegales de la década de 2000: MEGAUPLOAD. En parte, ha hecho una fortuna con ello. Tiene una personalidad muy egocéntrica y le encanta presumir de su dinero y su éxito: ha tenido hasta veinte coches deportivos, una espléndida villa valorada en decenas de millones de dólares, un yate… En 2011, ofreció a Auckland, su ciudad anfitriona, un espectáculo de fuegos artificiales de 500.000 dólares que contempló desde su helicóptero privado:

Aldo Bonassoli: La estafa del avión olfateador

Terminamos con un genio… Aldo Bonassoli es el instigador de una estafa que costó al Estado francés varios cientos de millones de euros y provocó un auténtico escándalo en 1983: el timo del avión rastreador. Este hombre, un físico, afirmó haber descubierto un proceso que le permitiría encontrar petróleo desde un avión… Esta técnica, que en realidad era un completo engaño, podría, según él y sus cómplices, haber ahorrado enormes costes de perforación. Gracias a una red eficaz y a una extraordinaria capacidad de persuasión, atrajo la codicia del grupo petrolero Elf, que entonces pertenecía al Estado… ¡hasta el punto de convertir su proyecto en un expediente secreto de defensa!

Este top 10 está llegando a su fin… ¡No dudes en añadir un comentario si crees que un famoso delincuente debería estar en esta página! Que lo disfrute 🙂

1 respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.